Afortunado el que lee la Biblia

Hubo gente afortunada en tiempos de Cristo y fueron aquellos que le escucharon en su predicación. Hoy los afortunados son los que leen diariamente la Santa Biblia, Palabra de Dios que seguirá vigente hasta el final de los tiempos. Lo más importante que dijo Jesús ha sido recogido en el Nuevo Testamento para nuestra salvación.