Agradecimiento póstumo al padre Loring

Agradecimiento póstumo a un excelso hermano, brillante en la fe y en la expansión y defensa del Evangelio, y de todo lo relativo a Dios y a su Santo Hijo. A este hermano se le conoce como el padre Loring, sacerdote jesuita, incansable en la predicación. Es autor de varios libros, entre ellos, quizá el más difundido, “Para Salvarte”; con más de un millón y medio de ejemplares vendidos.

Allá por el año 2013, cuando llevaba yo escrito tres o cuatro meses de este libro que tiene entre las manos, “Encuentro con el Maestro”, sufrí un estancamiento que me llevó a plantearme el dejar de escribir; fue como si la ilusión desapareciera de mi mente y el objetivo que me animó a escribirlo dejara de ser importante para mí. Me sentía triste e impotente, no sabía qué hacer para poder continuar, me costaba articular una frase coherente. Y tuve el presentimiento que en el padre Loring estaba la solución. Era tanto lo que me había impactado este católico de pro, no solo por su libro “Para Salvarte” sino por el modo que tenía de predicar, que creí ver en él la solución a mi desánimo.

Un día le llamé por teléfono, le conté lo que me pasaba y sin dudarlo un instante me respondió con esa forma tan peculiar que tenía de hablar, tan espontánea y rotunda, y me dijo: no te preocupes, esto que te ha pasado no tiene importancia, cuando da la impresión que se te ha ido la inspiración el mejor modo de que vuelva es que te pille escribiendo, si dejas de escribir no volverá, y si te pones a escribir volverás a sentirte confiado y terminarás con tu proyecto, que lo veo ilusionante y muy interesante. Si al principio los comentarios te salen más flojos, cuando hayas terminado todos empiezas de nuevo por estos y estarás preparado para corregirlos y ampliarlos. Así lo hice y este es el resultado. Es posible que de no haber sido por el impulso que recibí de él, este libro no se hubiera escrito. El libro en cuestión está basado en el Evangelio de la Iglesia Católica del año 2012. Año de la Fe – La nueva Evangelización – Ciclo “B”

Al padre Loring, le oí decir un día: «ya me puedo morir tranquilo» pero luego rectificó y dijo: bueno, espero que Dios me deje subir a la red en China mi traducción de «Para Salvarte» en chino. Y seguro que si eso es interesante para la humanidad Dios le dejará hacerlo. Aunque usted sabe, pensé yo, que Dios no ve las cosas como las vemos los humanos y a veces nos llevamos decepciones injustificadas.

Tristemente ese mismo año que hablé yo con él, 2013, el 25 de diciembre a las tres de la tarde, nos dejó. Fue un hombre inigualable, derrochaba fe y entusiasmo por los cuatro costados. Hablaba de Dios con un desparpajo y una fuerza inimitable e inusitada en su edad. El humor que desprendía su persona invitaba a la conversión. Espero que alguien coja el testigo y termine la traducción al chino, en China, de “Para Salvarte”, su gran obra y su gran ilusión. Quería convertir a un millón de chinos al catolicismo. Deseo de corazón que Dios le haya acogido en su seno.                             Aunque sea reiterativo, gracias, padre Loring.

Diego Caballero